Saltar al contenido

Descansa más con los almohadones unicornios

Uno de los mejores momentos del día, es cuando me tumbo en el sofá, me meto debajo de la manta y me bebo un poleo bien calentito.

¡Hablemos claro, un salón sin sofá no es un salón!

No hay que olvidarse de acompañar ese maravilloso momento de reposo con unos buenos cojines de unicornio. Únicamente ten cuidado y no te duermas, no mola levantarse a las 4:00 am en el sofá y tener que ir a oscuras hasta la habitación, tropezando con los muebles.

Por si te falta alguna cosa de las anteriores, te dejo aquí los productos necesarios para empezar a crear un buen salón

¿Por qué comprar almohadones de unicornio?

unicornio almohadon

Puedes estar tranquila, no van rellenos de estos animales, lo digo por si se te ocurre coger el cuchillo del jamón y abrirlos en canal con la esperanza de encontrar pelo de unicornio.

Lo que si te puedo decir es que los almohadones de unicornio son tan cómodos y mullidos que cuando apoyas la cabeza sobre uno de estos, parece que te deslices sobre nubes de algodón de azúcar, quitando la parte pringosa ?

Tampoco conceden deseos mágicos cuando te duermes sobre ellos, lo que si que hacen es acompañarte durante tus sueños…no en un sentido literal, no creo que por dormir sobre estos almohadones de unicornio sueñes con unicornios. Sino que acompañan a tu cabeza mientras duermes.

Aceptemoslo, ya somos demasiado mayores para dormir con peluches durante las noches de tormenta, pero que nadie te diga nada sobre dormir en un mar de cojines.

almohadas de unicornio

El truco consiste en achucharlas cuando suena el rayo…conforme escribo esto, parezco el capitán Ajab en plena tormenta de alta mar.

¡Arggg grumetillos, agarrar vuestros almohadas de unicornio, se acerca el monstruo!

Si no sabes que regalar, los cojines de unicornio son un gran regalo, sobre todo para aquellas amigas que no tienen un sofá en su casa. Una vez que tengan un cojín, igual se animan con el sofá. Si aun así no pillan la indirecta, se puede comprar un sofá desmontado del Ikea y se le va regalando pieza a pieza.

¡Quiera o no, va a terminar con un magnifico sofá con cojines de unicornio para disfrute de sus amigas, mientras tanto…